Como empresarios o emprendedores, acudir a los servicios de subcontratación para resolver distintas actividades de nuestro día a día, es una decisión que no todas las empresas toman por el riesgo a la atipicidad legal de este contrato. Sin embargo, esta modalidad de trabajo ha empleado a expertos y conocedores de muchos sectores, lo que permite optimizar con su conocimiento la gestión del negocio y de los diferentes procesos de producción y servicios, llegando así a una reducción de costos.

Maximizar los beneficios y los resultados es la dirección a la que todo negocio quiere llegar, pero para eso se debe estar informado de los beneficios económicos que el contrato de subcontratación laboral puede ofrecer, puesto que, en el mejor panorama, puede acelerar y mejorar la demanda y evolución del negocio o de lo contrario, puede no ser la opción que ayude a que tu marca se estabilice.

Un contrato de subcontratación laboral no guarda relación con las figuras de intermediación laboral y por ello, no obedece a una institución de derecho laboral, es decir, una institución que protege a sus trabajadores. Si bien la subcontratación exige resultados positivos en los procesos laborales para que las empresas puedan eficientar sus actividades, estas pueden quedar desvinculadas laboralmente con los incentivos que la empresa debe dar a sus empleados para que permanezcan en ella (bonos, comisiones, viajes, apoyo social, etc.).

La Ley Federal del Trabajo en el artículo 15 explica tres puntos clave para que el proceso de contratación de una empresa o servicios independientes sea legal. Explica que, “Este tipo de trabajo, deberá cumplir con las siguientes condiciones: a) No podrá abarcar la totalidad de las actividades, iguales o similares en su totalidad, que se desarrollen en el centro de trabajo. b) Deberá justificarse por su carácter especializado y, c) No podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante. De no cumplirse con todas estas condiciones, el contratante se considerará patrón para todos los efectos de esta Ley, incluyendo las obligaciones en materia de seguridad social”.

Algunos puntos importantes que hay que tomar en cuenta para que nuestra actividad o contratación de servicios independientes sea legal son:

• Evaluar si los servicios contratados son de suministro personal (Proveer lo necesario para realizar las funciones de las diferentes áreas de una empresa) o de carácter especializado, (que no podrá hacer tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores del centro de trabajo).

• Un elemento importante es contar con contratos que determinen claramente, en cada caso, la naturaleza de los servicios recibidos, tanto los relativos a las actividades laborales como a los servicios personales independientes. Tratándose de la prestación de servicios de carácter mercantil o profesional independiente le serán aplicables básicamente las disposiciones contenidas en el capítulo II del título IV de la ley del I.S.R.

• Verificar que las empresas subcontratadas cumplen con las obligaciones fiscales relacionadas con sus trabajadores (retenciones del ISR, cuotas de seguridad social, pago del IVA, entre otras), obteniendo la información respectiva o usando el Aplicativo del SAT.

• Las condiciones de trabajo deben hacerse constar por escrito cuando no existan contratos colectivos aplicables.

• Las cláusulas del contrato de servicios independientes o subcontratación laboral deben contener claramente la descripción de las reales actividades independientes que desarrollará el prestador del servicio.

• Debe comprobarse documentalmente, que el prestador del servicio esté inscrito ante las autoridades hacendarías en el régimen fiscal aplicable a la realización de sus actividades independientes, y hacerlo constar dentro de las declaraciones y clausulado del contrato respectivo.

• Por ningún motivo es recomendable preparar simulaciones de operaciones de servicios independientes, cuando no lo son, en virtud de que estas situaciones originan importantes contingencias relativas al pago de las cuotas obrero-patronales, además de incurrir en responsabilidades por los capitales constitutivos determinados por el I.M.S.S., así mismo, dependiendo de la gravedad, puede caerse en mayores problemas como el de incurrir en delito fiscal.

• En el supuesto caso de que alguna empresa aceptara afiliar a verdaderos prestadores de servicios personales independientes al I.M.S.S., se crea una responsabilidad obrero patronal para todos los efectos previstos en la ley federal de trabajo.

Si tu empresa está lista para adquirir servicios de subcontratación laboral para así tener más tiempo de enfocarte en las actividades que impulsarán su crecimiento, debes tomar en cuenta todos los puntos anteriores y acercarte a una empresa confiable.

En DLC Corporativo somos expertos en subcontratación laboral con actividades como reclutamiento, Headhunting, administración integral de la nómina y contabilidad electrónica. Pensando en tu crecimiento, todos nuestros servicios se encuentran dentro de la Ley, por lo que tendrás la confianza de un excelente trabajo y una atención personalizada.

¡Conócenos!


Con información de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Comentar post

Comentarios